ANTROPOSCOPIO

  • Garzón

    Como no nos podemos fiar de los diarios “serios” de la misma forma que no nos fiamos del Marca o el Sport, y como hay gente por ahí dispuesta a explicar…

    Como los problemas no tienen soluciones ideológicas sino concretas, lógicas, matemáticas, jurídicas, técnicas o científicas y en la política y los medios priman, interesan y, lo que es peor, venden, más las primeras…

    Como los diarios “serios” que leo están sospechosamente beligerantes a uno y otro lado (es decir, interesados)…

    Como, a pesar de las advertencias de los ilustrados, nuestras instituciones jurídicas están contaminadísimas por la política y, aún así, ejecutan de forma sorprendente y “transpartidistamente” unánime

    Como, cuando menos, es atípica la presencia sistemática de un juez en los medios siendo su inmediato perseguidor en fama una persona que no concede entrevistas…

    Como tengo, por genética y educación, grabado a fuego que las causas no sólo han de SER justas sino tambien PROCESARSE de forma justa…

    Como imputar a alguien no es sentenciarlo como culpable sino darle la oportunidad de defenderse de unas acusaciones…

    …me gustaría recomendar, por un momento, el abandono de la pancarta y la lectura atenta:

    Los errores de Garzon. Obtenido via La Revolución Naturalista


  • La Piramide del Compromiso v2.0

    Si, digo yo, internet es herramienta, espacio,  ágora y escuela, diario y escaparate…

    Si al ciudadano, digo yo, se le supone interés, esfuerzo, participación y compromiso…

    Si dije todo esto y me quedé tan ancho desapareciendo con una frivolidad

    Si tengo interlocutores, como mínimo, para ir tirando…

    Si no falta entusiasmo y lo que mueve el mundo “is the inner motivation: autonomy, mastery and purpose”

    … ha llegado la hora de, al menos, intentar por segunda vez escalar peldaños en la pirámide del compromiso.

    Y luego ya veremos.


  • Huevos cocidos a la wikipedia…

    Como terapia para síndrome post-novacacional siempre queda internet. Sean los viajes de otros, o sean las carcajadas a solas, que también se disfrutan. La de hoy gracias a la globalización. Via.


  • Lenguajes…/2

    hablando de lenguajes…sin que tenga mucho que ver con lo anterior, pero como ejemplo de lo que sucede cuando hay “necesidad” de comunicarse, de entenderse…cosa que no sucede con ningún arte porque otras herramientas ya hacen esa función mucho mejor.

    Vía The Frontal Cortex.


  • Lenguajes…

    Recogiedo el guante de la tácita provocación y por la rabia que me da “el Arte” como pretensión de abarcarlo todo, como histriónica metomentodo que se inmiscuye en todas las disciplinas reclamando su “cualificado” porcentaje de protagonismo en cualquier ámbito (desde la política hasta “el lenguaje”), contesto, de manera breve, sólo porque no puedo callar.
    Del “Arte” (siempre refiriéndome a las plásticas) se habla constantemente en primera persona, mucho, y mucho metafóricamente, por tanto, muchas veces, de más, de forma imprecisa, en el sentido riguroso al que la ciencia acostumbra: “transmite”, “mensaje”, “lenguaje corporal”, “expresar”… todas ellas (y muchas más), cualidades atriuibles al lenguaje. Porque sí que es cierto que el Arte despierta emociones en un “interlocutor”, por lo tanto sirve (o puede servir) de vehículo, de herramienta para la transmisión de emociones o rudimentarias e imprecisas (interpretables) ideas.
    Pero hay una cosa evidente, y es que formas de aprehender la realidad hay varias. Tantas como sentidos, por lo tanto hay varias formas de despertar sensaciones, sentimientos y emociones sin necesidad de que se precise un “lenguaje” (entendido como). Por tanto y, aunque lo pretenda, se describa en homología con ellos e, incluso, sea utilizado para “trasmitir”, el “Arte” NO es un lenguaje y sus creativos no utilizan las áreas del lenguaje, como el provocador sugiere.
    A excepción de la música que sí se atiene al concepto de lenguaje como “código estructurado”. Todo músico sabe qué suena o que ha de tocar cuando ve una corchea en do. A mí el bote de sopa de tomate Campbell’s me sugiere algo muy distinto, seguro, de lo que quería decir Warhol.
    Y para ejemplo, como tantas otras veces, están las lesiones cerebrales. Son múltiples las descripciones de casos de “amusia-afasia” y, mas o menos, se acepta a existencia de una amusia agnósica (resumiendo, en aquellos que no estudiaron música) y una amusia afásica (en los que sí). Sin embargo no existen afasias de la pintura o de la escultura (to our knowledge).
    Como es lógico, por las razones anteriores y por la analogía música-idioma, es muy atractivo intelectualmente pensar que la música es un “idioma” universal. Es verdad que la música utiliza los recursos cerebrales de los que dispone el cerebro para la interpretación y producción de lenguaje alfabético. Otros códigos no verbales se sirven de las mismas herramientas aunque sus inputs y outputs lleven distinto camino del lenguaje verbal (como sucede en los sordomudos, que utilizan vista y manos). Lógicamente del descifrado del código que los signos llevan implícito se derivará el entendimiento del “mensaje”. Pero ¿cuál es el código que, valga la redundancia, codifica la música?. Pues “el lenguaje musical” codifica para el tono, ritmo, duración e intensidad de un sonido y NADA MAS. Parece económico, desde el punto de vista de la naturaleza, utilizar aquellas estructuras especializadas en asignar conceptos a unos códigos simbólicos, para cualquier tipo de lenguaje. Así Broca y Wernicke, o zonas muy próximas, sirven igual para el lenguaje de signos que para el braille que para la música (cuando ha sido estudiada como lenguaje). De ahí que la música, mas o menos, siga los caminos del idioma, lo que no quiere decir que tenga capacidad alguna de trasmitir deseos, órdenes e imperativos, mensajes o emociones, de forma explícita.
    Aunque sí pueda, de forma rudimentaria, transmitir emociones, NO es un idioma, es un lenguaje. Y la diferencia no es menor, porque volvemos a la omnipotencia de las “Artes” que tiene tanto que ver con el aura intelectual que rodea a sus creadores, por encima de cualquier otro “técnico”. Como si su cerebro fuera más, fuera todo, fuera mejor.
    Esto es así para la música, aunque ésta sea un lenguaje, lo mismo que para el resto de las artes. Pueden transmitir y despertar emociones al apelar a los sentidos como estímulos sensoriales que son, pero, por mucho que quieran, no sirven para “comunicarse”.

    PD: Sobre la imprecisión del lenguaje como herramienta o, más concretamente, de la manipulabilidad de las ideas a través del lenguaje (verbal, claro), habrá que hablar otro día.


  • Y se puso…

    … con lo que le cuesta, con lo que rebufa, con lo que supone, con lo que necesita, con lo extraordinariamente bueno que es. Con los brazos abiertos.


  • Pastafarismo

    Cómo pude yo vivir hasta ahora declarándome agnóstico o ateo en función de la temperatura ambiental o de lo que hubiera comido ese día. Cómo pude, yo que presumo de otear ideas, actitudes y comportamientos, no avistar tan gran movimiento religioso. Cómo pude haberme comido tantas imágenes votivas del FSM sin haber sido tildado de iconoclasta, reformista, protestante o hereje. Con qué esperanza pude vivir yo en esta vida hasta ahora sin saber que en el cielo me esperan un volcán de cerveza y una fábrica de strippers. Como ha podido mi vida desarrollarse si las tablas de la ley de los “Prefiero que no…”.
    Cómo no habré caído antes en que la verdadera causa del cambio climático es la disminución en el número de piratas.
    Gran Monstruo Espaguetti Volador, gracias por enviarme al profeta Manolo para, definitivamente, apostatar de la religión católica y convertirme a la única verdadera.El Pastafarismo.
    Que se prepare ZP. Rouco-Varela y el Foro de la Familia serán lobbies minúsculos a nuestro lado. Saldremos silenciosos por la web millones de pastafaris a reivindicar la asignatura de Educación para la Pastafaria, el matrimonio de las pastas con los quesos o las carnes para hacer tortellinis, los botes de pasta dignos, el agua correctamente salada o un pesto público y gratuito. Esto acaba de comenzar.


  • Malentendido (sic).

    Es difícil, a veces, descifrar todos los pequeños detalles, tener en cuenta los aleteos de mariposas en miles de lugares. Hay innumerables variables que subyacen a lo explícito, a la realidad, a lo que fué así. Millones de deja vu en Matrix. Hasta los Sucesos, los de a sangre y fuego, admiten matices, justificaciones y circunstancias personales. Recovecos.
    Unas pocas veces hay deseos, motivos, planes, hechos y resultados; hilos lógicos perfectamente demostrables, trazas entre lo planeado y lo acontecido, pero son las menos. La Historia (ciencia, ja), con su inaceptablemente retrospectiva forma de análisis, intenta rellenar los huecos, esos vacíos lógicos. Y, de inexacta, fabula. Inventa. Siempre en función de la arquitectura ideológica de quien se encarga del relleno.
    Inventa porque la historia es un continuo. Un vaivén fluido informulable en una ecuación lineal, con un rumbo sometido a las variables, a las pequeñas ramas en el cauce. Un continuo acontecer de pequeños detalles y aleteos que juntos llevan al siguiente hito. Un continuo sentir de millones y, lo que es peor, sus interacciones. Muchos y entre muchos, inabarcables al historiador que sólo ve hitos, balizas, explosiones, batallas, reyes o derrumbes y que, entonces, explica el continuo emocional y circunstancial de la manera que mejor le encaje entre los hitos.

    Para muchas cosas sirve internet, pero ahora, atención historiadores, con fotologs, youtube, podcasts, blogs, diarios, redes… cada detalle, cada aleteo, cada variable, puede quedar y queda registrada. Y por eso, interpretar no podrá ser aceptable. Todo quedará patente desde el año 0 del suceso inventariable en la Historia. Todo se redactará en el momento, sin que pase el tiempo para falsearla o para (por favor!) “verla con perspectiva”, es decir, para olvidarla y después redactarla a nuestra particular, estanca e irreal manera.
    Por fín la historia será prospectiva, la escribirán los sujetos que la han vivido con sus aleteos y emociones. Podrá verse el flujo que es la historia, no los hitos que sólo son consecuencia.

    Y todo a cuento de un hito que no podía ser de otra manera…porque lo importante no fué lo que dijo o hizo Schabowsky, o la pregunta de Ehrman, ni la palabra exacta que debería haber dicho…lo importante, la historia real, eran esas palabras, ese Schabowsky, esa pregunta, esos aleteos, sobre un flujo emocional sinérgico formado por gente. Por toda la gente. Toda y en igual proporción, la que desde la calle ya había empezado a migrar (a través de Hungría) antes de que nadie hiciera ninguna rueda de prensa, la que vestida de policia no tuvo ninguna duda de que el flujo era imparable y sentían que formaban parte de él y por eso no sacaron la porra y las pistolas y la que, vestida de Honecker o Krenz, y como quien, con desgana, da la razón después de una acalorada discusión en la que hace rato que ha perdido, dejó que las puertas se abrieran, el Muro cayera y el hito, la historia, finalmente, sucediera.

    Arcadi relata algunos aleteos del penúltimo hito de la antigua Historia, por eso consigue (casi) darse cuenta del flujo. Lo hace con otro fin, pero a mí me hace sospechar (y desear), el fin de la Historia, el nacimiento de la Verdad. Y lo escribo. Arcadi, como siempre en periodismo, la Verdad.


  • Generación XXI

    Era subir por las escaleras y, cuando el suelo del primer piso estaba a la altura de los ojos, tenía que decidir si una o la otra. La convencional actitud, la imagen corporativa tan “lobby” y la cuidada maquetación, es decir, como siempre, la Estética, de la una, me hacían refugiarme en el desorden temático, la confrontación del tabú, la maquetación sobria, las portadas metafóricas y la redacción libre de la otra. La revista universitaria que no era la superpop, lo más de lo más de la Universidad. No era excusa para publicidad. Había que leerla, discutirla, desenmarañar las asociaciones libres que algunos redactores creían que entenderíamos.
    Era la mejor de las dos (y digo era porque mi universidad, gracias a mí, no a dios, ya pasó). Revista, mochila, amigos, y a la playa, cafetería o casa de Vitín a jugar a la Play.
    El único mundo académico de la Universidad tirado en el rellano del hall de la facultad. La lección que la generación, el alumno, le daba al profesor en papel prensa. Una de tantas formas de salir adelante a pesar de la desidia intelectual de la Universidad.
    Y ahora retomo las pesquisas. Nostalgia, ya se sabe. Y me doy cuenta de que en ese “comité” editorial (lo de comité no le sentará bien a alguno), todos los nombres me suenan. Osea que, navegue por donde navegue siempre Nasser, Enrique, David, etc. Me los encuentro en cada cala en la que fondeo desde que aquel 2003 (¿sólo?) Internet (te quiero) reunió a 8 o 10 frikis descontentos de la política convencional y supuesta a los jóvenes, a través del foro de la web de las Juventudes del CDS. Me los encuentro pero con la insignificante diferencia de que yo sólo me aprovecho, diaria y particularmente, de lo que ellos generan. No sólo están de acuerdo entre sí y conmigo, además, tratan de convencer de convencidos que están de lo que hacen. Y, de convencidos que están, hacen revistas (plantéatelo tú, listo). La mejor revista de la Universidad y de la red.


  • Reina

    No jugaron todos, pero seguro que, aunque fuera como animadores, todos hicieron falta. Pepe Reina en su salsa, en la de todos:

    La salsa: