América

Resumiendo mucho, Estados Unidos es ese país en que miden las cosas en onzas, libras y galones y en el que, si pides la compra por internet poniendo como criterio el menor precio te puede pasar que las dos bolsitas de arroz pesen 9,1kg cada una y la pasta de dientes y el azucar hagan empequeñecer al tetrabrick de leche de un litro de toda la vida. Una imagen vale mas…

la foto-1 la foto

Total, 18,2 kg de arroz para que no me falte en todo el año…


Mi estantería digital

Lo bueno que tiene el frío es que te hace recogerte en casa. Y en una casa sin TV hay muchas cosas para hacer, siempre que tengas internet. Me puse a ordenar la casa digital, tratando de clasificarlo todo y ponerlo en su sitio y me di cuenta de que en mi casa digital faltan muchas cosas. Tengo música, tengo libros, tengo ideas, tengo trabajo…tengo muchas cosas para leer y por escribir… pero faltan las experiencias. Pierdo fotos, momentos, ocurrencias, chistes, vídeos en el fondo de redes de otros o en el fondo de alguna carpeta de mi MacBook que no abriré nunca más. Por eso dije… necesito un sitio donde meter las cosas más importantes. No puedo perderlo todo. Y creé el enésimo blog. Sin ánimo exhibicionista, sólo por poner orden. No expondré nada que no quisera compartir igualmente. Recuerdo: es una estantería, no un cajón.


Somos 60 millones…

Hay muchas batallas abiertas estos dias pero para mí la fundamental es la que se libra en la red. Sin una red abierta, distribuida, libre y sin fronteras estaremos perdidos. A merced de los lobbies. De nuevo en el redil. Las fronteras digitales, hasta ahora ausentes salvo para paises con regímenes tiránicos, asoman en las democracias de forma explícita o sutil.

La única herramienta eficaz que tenemos en estos momentos para hacer frente a la pérdida de derechos y libertades adquiridas es la red. Que se lo pregunten a los tunecinos o egipcios. Aún así es difícil, pero es la única que permite sumar voluntades para competir con el poder de Estados y corporaciones.

Y nos quieren ganar ese espacio también. Primero en casa, y ahora en todas partes (nada es casual).

Pues, tal y como los administradores de WordPress nos dicen en el siguiente vídeo, eso jamás ha de pasar. Si dejamos que internet tenga fronteras, se centralice y se monetarice se acabó internet. Protestar contra leyes inadmisibles es el primer paso. Adoptar estándares abiertos y software libre, compartir libremente y añadir valor a la red desde la ética hacker y cada uno desde su dominio digital deben ser los siguientes pasos necesarios para acabar con el monstruo que da sus últimos coletazos.

De momento, WordPress nos recuerda que, sólo sus usuarios, son 60 millones de personas… que no nos debemos quedar calladas, because they’ll go as far as we’ll let them.

Ahí va:


Hilos // Citas (a ciegas)

Hilos

Un día estaba en la puerta de Arrels, despidiéndome del director, y se acercó un hombre con barba y bastón, bien vestido. El hombre me preguntó si yo era Martí Gómez y si no me acordaba de él. No me acordaba. Resulta que cuando yo estaba en El Correo, él era el jefe de Relaciones Públicas. Y ahora vive gracias a un centro de acogida. Pensé: “¿Qué le ha pasado durante estos años y qué me ha pasado a mí?” Lo fácil es responderse: “Bueno, es que yo he trabajado”. Sí, pero quizá él también ha intentado trabajar. Es la imagen de la cuerda con que amarran los barcos, compuesta por hilos entreligados. Un día se corta el hilo del trabajo, el tío tiene vergüenza y no lo dice y deja de ver a los amigos. Segundo hilo cortado. Como no tiene trabajo ni amigos, bebe. Tercer hilo cortado. Como no tiene trabajo, no tiene amigos y bebe, la mujer está hasta los cojones y le echa de casa. Se corta el último hilo y el hombre se convierte en un barco a la deriva.

Jose Martí Gómez, en la maravillosa entrevista de Enric González para Jot Down