TV SPoTS

Los anuncios-spots-la pub, sirven, teóricamente, para vender.

Vendiendo extienden una idea, o apelan a la idea para vender.
Tergiversan la la idea, justo igual que las palabras, gracias a su certera puntería en el sistema límbico.
Encubren, envuelven , virtualizan. Se sirven de artefactos sensoriales para argumentar a favor.
O transitan asociaciones subconscientes de ideas para reforzarlas. Y ganar aprobación.
Cuentan, evangelizan, imponen, reivindican.
Suelen tener propósito. A veces sólo ser mostrados.

Y por tener vida propia, por inmiscuirse siendo lo que precede al consumo, por dejarnos en evidencia, son condenados..

El mismo trato recibieron la literatura, el cine, la pintura…

¿Son los anuncios arte?

Veamos, (a colación de algunos nuevos):

Se aceptan propuestas…


IFMSA

Hay asociaciones para todo. Y uno llega a pensar que las asociaciones, todas, tienden a la masonería. Tienden a explotar un supuesto objetivo que no tiene por qué ser común a sus miembros, altruista o no para, al final, acabar anteponiendo su perpetuación a la consecución del objetivo que, teóricamente, las justifica y por el que fueron creadas. O incluso sobreviven a él.

Y no es que uno desconfíe. Es que cree que es su inevitable sino. Crear o perpetuar algo dónde uno se siente seguro es fácil. Finiquitarlo no tanto. Especialmente cuando la pertenencia supone pan.

Podrían hacerse estudios sobre el dinero dedicado a captar socios y el valor de los objetivos conseguidos. Pero prefiero especular desde la azotea de haber estado en unas cuantas.

Y no reniego, las mías siguen protegiéndome y, por tanto, alimentadas. Las grandes consiguen cosas, las pequeñas, la mayoría, generalmente sólo eso, perpetuarse. Otra cosa es lo que consigan sus miembros: reconocimiento, escaparate, trampolín, acogida, etc.

Pero claro, qué es una asociación sino sus miembros. La sinergia, la mezcla, el antagonismo, la combinación y la convivencia, radicalización o atenuación de sus objetivos particulares.
Como máximo las asociaciones son el faro visible para localizar a quienes nos puedan/quieran ayudar o consolar. Las siglas que nos acogen intelectual, laboral, lúdica o físicamente.

Y es por eso que, al ver los amigos de Gera en Facebook, supe para qué había servido (y sigue sirviendo) IFMSA: Para que sus miembros entren y extiendan , sin levantar sospechas, los memes de los derechos, la libertad y el progreso en muchos paises que todavía no saben cómo se sale del pozo. Simplemente actuando como intermediario del intercambio y a través de la universalización del viaje barato y el visado poco sospechoso. Sin que sus miembros sepan que lo único que han conseguido es un objetivo particular y, a priori, poco altruista: viajar.
Los SCO -RP-RA-PH-ME hacen de faro. SCOME y SCOPE de efectores.

Menos mal, ha servido de algo. Ya me siento mejor.


Niñatos

A cuento de manifestaciones y de réplicas en el apocalíptico diario de la desgraciadamente así considerada ortodoxia liberal, en un lamentable atropello de prejuicios y generalizaciones conspiranoicas, el señor que escribe, juez y parte de lo analizado, define y sentencia: NIÑATOS.
Ya que oteamos…avistemos: soberbia.
Ya que juzgamos…senteciemos: niñatos: aquellos que, por encima de todos los demás, logran sacar plaza en la facultad más difícil de conseguir, con la única ventaja a priori de su MÉRITO (liberal virtud). Sí, en un sistema público, pero del que todo el mundo puede formar parte.
Llenémonos la boca: LIBERTAD (que todos defendemos), entendida como la capacidad de plantar una facultad donde me de la gana, con el sólo requisito a la puerta de la pasta, panoja, plata y haciendo uso de los hospitales PÚBLICOS para el desarrollo curricular exigido, menoscabando el espacio de los que llegaron por MÉRITO y amontonando pre-residentes en los hospitales PÚBLICOS de los que se sirven, por segunda vez ya, para proporcionar a sus adinerados estudiantes una educación médica integral.
Podríamos debatir infinito sobre la pertinencia o no de otro sistema. Con lo que hay, el que quiera formar gente que lo pague todo, enterito, prácticas, clases y residencia, sin evangelizar sobre la libertad mientras la maltratan aprovechándose, finalmente, del estado, en menoscabo de los que sacamos más de un 8 en nuestro curriculo pre-universitario. Y esto que yo propongo para los que se sienten coartados en su voluntad empresarial, que cuesta dinero, pero no es nuevo (Clínica Universitaria de Navarra), no es lo que quiere el ideólogo Morote. Quiere tomarnos el pelo y, de paso, hablar, con rigor envidiable, del DDT y la malaria.